4 MITOS SOBRE LA VIDA SOSTENIBLE

Hola! antes que nada, quiero decirte que lo que acá escribo nace meramente de mi proceso de estos 5 años tratando de tener un día a día con el menor impacto posible en este planeta y de ver muchas personas que llegan a la tienda frustradas por que creen que nada de lo que hacen es suficiente para generar un cambio.
Mi animo no es el de entrar en debates o que estés de acuerdo conmigo. No tienes que  entender o justificar lo que pienso. Si no estas de acuerdo, esta bien, te entiendo, somos seres completos y distintos. Esto es lo que nos hace libres...dicho esto ahora si.

 

¿Te ha pasado que cuando te hablan de SOSTENIBILIDAD o hábitos de consumo sostenible se nos vienen a la cabeza ideas como estas?

  • "debo ser vegano para poder ser más sostenible y contribuir en algo al planeta"
  • "todo debe ser compostable en casa, pero, ¿si no hago compost en casa?"
  • "¿cero plástico en mi vida para siempre?"
  • "esos productos son demasiado costosos, siempre lo ecológico es más caro"

Es normal si estas ideas vienen a tu cabeza, ya que es lo que normalemnte vemos en redes, lo que nos aparece cuando ponemos en el buscador  "vida sin plástico" o movimiento Zero waste, que cada día coge más fuerza, sin embargo no es así siempre, o más bien no tiene que ser así para contribuir a reducir tu huella en este lindo y hermoso planeta. Por eso a continuación vamos a hablar de  los 4 mitos de la vida sostenible... empecemos!

 

1. No puedo usar nada de plástico:

Empecemos por decir que esto es IMPOSIBLE, o bueno casi imposible y depende mucho del contexto económico y social de cada persona. El contexto es distinto para una persona que vive en una ciudad, en un entorno social y con unas posibilidades de consumo limitadas al de una persona que vive en el campo, tiene la posibilidad de tener una huerta y poder cultivar tus alimentos.

Así es, no todo es blanco o negro, todo depende del contexto, no todos vivimos igual ni tenemos las mismas posibilidades de consumo. Por mucho que quisiéramos consumir todo a granel y en envases biodegradables, no siempre es posible. Además no siempre el envase es lo más importante. Te doy un ejemplo. En términos de huella de carbono es mejor consumir una manzana cultivada en Colombia envuelta en plástico (lo cuál igual es ridículo), que consumir una libra de almendras a granel que provienen de otro lado del mundo.

Y si miramos específicamente el plástico, lo ideal sí es evitar el consumo de plástico al máximo y sobre todo si es de un solo uso. Pero la verdad es que cosas como los medicamentos, la envoltura el tofu o del café (que amo tanto) son muy difíciles de conseguir sin empaque. Así que si de verdad quieres construir una vida más sostenible,  te aconsejo que primero aprendas a comprar lo más local posible, saber cuáles son los productos de temporada y disponer bien los residuos que generamos. En lo posible evita materiales que no se pueden reciclar o reusar como el icopor, el papel vinipel, la lamina pet (es donde vienen los tomates cherry o arándanos) o las tazas de café desechables de cartón (mejor lleva la tuya contigo).

Así que puede que no lo hagas perfecto, pero si lo haces racionalmente y convencido de hacer lo mejor que puedas a tu alcance, créeme que suma más esto que simplemente moverte en carro dos horas para conseguir unas almendras a granel.

2. Lo eco es demasiado costoso:

DEPENDE!... si tu intención es cambiar a productos ecológicos o sin empaque de la noche a la mañana, por que es "cool", por que te da pesar la tortuga del video, o por moda por supuesto que lo es, pero de eso no se trata.

Primero y antes que pensar en comprar productos hechos en bambú!.. usa hasta el final lo que ya tienes. Recuerda: "el mejor residuo es el que no se genera". Por más Eco que sea ese producto, para su fabricación se usaron recursos y materias primas necesarias algún día, así que si en casa ya tienes un jabón o crema de dientes "no ecofriendly", acábala!... usa hasta el último gramo que haya en ese envase. O si tienes una rasuradora plástica desechable, úsala, hasta que ya no corte más. Luego, si puedes pensar con calma cuál es la mejor manera de comprar nuevamente, tal vez esa rasuradora desechable la puedes cambiar por una reutilizable que te dure años.

Si hablamos de la rasuradora, puede que su precio sea superior a una desechable, pero te durará 10 años si la cuidas, entonces al final ahorrarás muchísimo y por supuesto evitas un montón de plástico yendo al relleno sanitario cada vez que no corte más.

Pasa lo mismo si eres mujer y el tema de la copa menstrual te ha dado vueltas en la cabeza un tiempo pero su costo te pone a pensar. La copa es un dispositivo que te cambiará la vida, no solo por que es lo más cómodo, saludable y practico, sino porque ahorrarás un montón de dinero. Te durará 10 años, por lo tanto,  has cuentas!..¿Cuántos tampones o toallas higiénicas desechables dejarás de comprar en toda tu vida?. Súmale a esto el beneficio que trae para nuestro planeta dejar de disponer 10.000 toallas higiénicas desechables , que es el promedio que consumo una mujer en su vida.

¿te suena ahora si la idea de cambiar a la copa?. Entonces siempre son más costosos, No... esto depende de si ves los productos como un gasto o una inversión de mediano plazo.

3. Si no hago compost en casa todo esta mal con mis residuos.

Yo no hago compost en casa, con eso te digo todo, lo he intentado como por 5 métodos diferentes, y siempre terminaba oliendo mal la compostera, mi novio se quejaba y bueno.. Me frustraba un montón pensar ¿porqué otros si pueden y yo no?, pero he comprendido en este camino de más de 5 años que no todo aplica a todos y ya está!... así que decidí pagar a un emprendimiento que recoge los residuos orgánicos en mi casa para que hagan todo el trabajo, me traen el abono a final de mes y además contribuyo a la generación de empleo. Lo veo de esta manera y me da tranquilidad. Eso si, me preocupo por separar muy cuidadosamente los residuos orgánicos del resto en pequeños pedazos para que el proceso de descomposición sea más fácil, lo pongo en un recipiente y listo. Ellos hacen el resto. 

No te quiero desmotivar si estas aprendiendo a hacer compost o ya lo haces, de hecho te felicito si lograste hacerlo, mi intención no es que te frustres o desmotives sobre el compostaje. Mi intención es que no te llenes de mentiras sobre llevar una vida sostenible perfecta, casi todo en este camino es imperfecto. Lo importante es resolverlo y buscar la manera de hacer lo mejor posible, eso si... lo mejor posible y por mucho tiempo hasta que se vuelva un hábito. Por que si no es moda!.. puede que suene feo pero así es.

 

4. Tengo que se vegano para llevar una vida sostenible o ayudar al planeta:

NO!, no tienes que ser vegano para ayudar al planeta o tener una vida más sostenible. El veganismo es una postura ética y política que aboga por el bienestar de los animales, y esta es su lucha, muy poderosa por cierto, solo que suele relacionarse con temas como, ecología, sostenibilidad y reducción de huella de carbono. Por esto aunque se relacionen, no creas que es lo único que se debe hacer para sumar a tener un menor impacto ecológico.

Ojo¡ no quiero desdibujar o restar importancia al veganismo y el gran aporte que se hace en términos de sostenibilidad. Aunque en términos de sostenibilidad estén relacionados son dos temas aparte con objetivos distintos. No los confundamos!!!

Volviendo a lo que tiene que ver con nuestra alimentación, si miramos nuestro contexto, o el del colombiano promedio, culturalmente y desde nuestras casas el consumo de carne o productos derivados de origen animal fue lo normal en el día a día. El queso, la leche, la miel o la carne eran alimentos de todos los días en mi casa, familia y amigos. En mi casa nunca se habló de porqué el consumo de productos de origen animal tiene consecuencias negativas en el medio ambiente, o por que la leche de vaca nos inflama, o por qué la deforestación podría ser ocasionada por tener un churrasco en mi plato (cuando comía carne)

Fue hace algunos años que decidí adentrarme en el tema, leer, escuchar y revisar si mis actos podrían contribuir al bienestar de los animales y del medio ambiente, así que tomé la decisión de "consumir más plantas y menos animales" como dice Mariana Matija, una genio con la que me identifico y recomiendo que conozcan también.

Pero definitivamente ser vegano, vegetariano, con dieta basada en plantas, etc..  es un proceso que cada quien esta en derecho de vivir lo mejor que pueda. Y vuelvo y repito, todo depende de tu entorno y las posibilidades que tengas. No es lo mismo comer carne 7 días a la semana y tomar leche 3 veces al día, sin importar de donde viene, como vivió ese animal o como fue sacrificado en un entorno  hiperconsumista como el que tenemos la mayoría de las veces a nuestro alcance, a vivir en el campo, tener unas gallinas de  libre pastoreo y comer sus huevos sin maltratarlas, siendo esta la única fuente de proteína que tienes a la mano.

¿Estoy exagerando? SI!  pero es porque mi intención es que te des la oportunidad de pensar  que si puedes hacer algo respecto a este tema y no tienes que ser vegano. Si sabes que tus hábitos de consumo contribuyen a tener una menor huella de carbono y ambiental ¿porqué no te das la oportunidad de al menos aprender del tema?

Te invito a que lo contemples, a que te des la oportunidad de conocer de donde provienen los alimentos y productos que consumes, tal vez en el camino te llenes de argumentos para empezar a cambiar tus hábitos de consumo, pero si cuestiona lo que consumes por respeto a los animales y en pro del planeta al mismo tiempo.

No se trata de ser perfecto, se trata de entender y cuestionar las decisiones que tomas, lo que llevas a tu mesa, lo que pones en tu piel.. de pensar en a dónde se va el dinero que con mucho esfuerzo ganas, a beneficiar a quién y detrás de qué objetivo. Te invito a ser cada día más crítico frente a las decisiones que tomas, frente a lo que lees y no solo dejar pasar lo obvio por el frente de tus ojos sin hacer nada al respecto. Empieza por algo, así sea por informarte y tener una postura real y convincente frente al hecho de que vivimos en una sociedad hiperconsumista, que esta acabando con un planeta que no da abasto.

Si todos pensamos  y actuamos solo en función de nuestra comodidad, en lo que nos gusta o queda más fácil, estamos incurriendo en el peor enemigo del planeta, la pereza. La pereza de leer, la pereza de informarnos mejor, la pereza de cuestionarnos y tomar acción sobre lo que no queremos.

La pereza de conocimiento es el peor enemigo del planeta, ya que una persona informada actúa distinto frente a lo que le incomoda.

Con mucho amor espero que este texto te contribuya e algo en este largo pero hermoso camino de dejar una huella mpas liviana en este mundo!

 

Angélica,


Dejar un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.